lunes, abril 03, 2006

Consejos para suplementos culturales














Recomendaría todas las novelas que estén al alcance de la mano, sin calificarlas, por el placer de descubrir, en el libro menos pensado, el hecho literario que, al fin y al cabo, sólo se concreta en su encuentro con el lector, pero puesto a extremista sugiero “La manzana en la oscuridad” de Clarice Lispector y “La redundancia del valor” de Timothy Mo.
La palabra en Clarice Lispector derrapa, está desorientada, extravió la significación, sin embargo va mas allá, sobrepasa sus límites y traduce lo que no tiene nombre. Cada frase es una sola palabra nueva que está nombrando lo innombrable, y expande los límites de lo real. Leer a Clarece Lispector me da coraje.
Timothy Mo está ubicado en el otro extremo del lenguaje. Su voz, tan exacta, se liga unívocamente a la materia que la sustenta, y es refinada y compasiva como un buen bisturí. “La redundancia del valor” nos hace vivir la voracidad del nuevo orden mundial.
En poesía vuelvo a Cesar Vallejo cuando me falta tristeza de la buena, esa humedad profunda que me hace sentir más vivo.
Recomiendo el CD “Lagrimas Negras” de Diego “El Cigala”, y en especial el tema “Nieblas del riachuelo”. Creo que ese viejo tango entregó por fin lo que tenía guardado.

[Revista Ñ, sábado 1º de abril,
por el autor de:
_Antuca]

21 comentarios:

Loli dijo...

consejo para suplementos culturales: Dejen ya de creer que son TAN distintos de la sección espectáculos.

Además, son más aburridos...

gz dijo...

Los suplementos culturales, desde ya. Pero no las intervenciones de nuestros autores, ¿cierto?

Loli dijo...

ciertísimo! (certísimo o ciertísimo?)

smd dijo...

Qué pavor si un día se me acercara un agente de la Ñ y me preguntara: Tú, ¿que recomiendas?
En cambio, qué aplomo del Autor (de Antuca).

Pepe Errata dijo...

Atento, Sebi. Todos los "qué" de tu comment deben llevar tilde.

smd dijo...

Gracias, Pepe.

Loli dijo...

los suplementos culturales hablan de "tú", claro

Romana dijo...

Hola, qué tal...

Loli dijo...

romana, no se puede aparecer y desaparecer así como así.

gz dijo...

No sé, anoche Tatín volvió a aparecérseme en un sueño, con su vasta aureola, y nos amonestaba a todos por la puerilidad de nuestros comments, por el estilo adolescente y típicamente impulsivo e irracional de los debates en este espacio. Además, decía (en el sueño el estaba vestido con una túnica hecha enteramente de rodajas de naranjas, y una corona ”Sioux” de plumas de pavo real) que en breve, en cuanto regresara a su forma humana, clausuraría los comments.
Ahora estoy desesperado.

Loli dijo...

cambie el password de blogger, gzal.

gz dijo...

Buena idea.
¿Y si lo matamos?

Loli dijo...

no sería capaz, gzal.
no a honey bunny

gz dijo...

Loli, si te escucha llamarlo ”conejo de miel”, es como si lo mataras, date cuenta. Por momentos siento que él puede hacer una locura, como borrar las Apostillas de la faz de la blogósfera.
No sé, estuve viendo unos capítulos de la serie ”24”, anoche, y mis niveles de paranoia (habitualmente confiables) se dispararon. Dime qué debo hacer.

[Y obviamente estoy convencido de que Romana es una doble agente.]

olco dijo...

No quiero decir lo que ayer me estuvieron contado de Romana, no quiero decirlo.

gz dijo...

No, Olco, no lo diga.
No sé qué es, pero no lo diga. No destruyamos la frágil y enrarecida armonía de este espacio.

Loli dijo...

NO BORRA LAS APOSTILLAS SI NO PUEDE ACCEDER A BLOGGER.

cambie el password, cuidemos a H.B. de sí mismo.

Anónimo dijo...

pensaba no decirlo, pero no me presionen

olco dijo...

el de arriba soy yo

gz dijo...

Pero Loli, si le tergiversamos el password, de seguro Tatín contrata un sicario para que nos extraiga la información (con los peores métodos sicilianos). ¿No podemos simular, por un tiempo, unos comments más académicos? ¿Vos no eras una eminencia en sinapsis inductiva, no podés producir micro-tesinas esporádicas, que lo acallen? No sé, pegar algún texto de Wikipedia, algo.
Y Olco, no queremos presionarlo, pero drop the gun, alguien podría salir lastimado.

Romana dijo...

A quién le importa!