lunes, abril 17, 2006

"Qui a deux femmes perd son âme, qui a deux maisons perd sa raison"

Ya lo decía bien Jean-Marie Maurice Scherer, ilustrando el célebre proverbio ruso. Y nosotros no teníamos dos, ni tres, sino cuatro (casas, claro). Así que ahora, por el bien de la sinergia, de una vez y para siempre:

Editorial Entropía
Gurruchaga 1238, dpto. 3 (CP 1414)
Buenos Aires, Argentina
54.11 4772-3825

Esperemos que la decoración de interiores no sea tan snob como el título de este post.
Fin de los avisos parroquiales del día.

10 comentarios:

smd dijo...

¿Ya está operativa la nave nodriza?

Entropia (las apostillas) dijo...

Bueno, falta mi diván Le Corbusier, las siete sillas Barcelona para la recepción y el gobelino con la reproducción de Las Meninas para el foyer de la planta alta. Pero más allá de eso estamos listos para cortar la cinta. Si me apurás un poco te digo que el cableado, por ahora, es un poco precario, y que la instalación de gas deja mucho que desear (me pesan los párpados), pero si no no arrancamos más...

gz dijo...

Insisto en que es mejor opción la camilla de mies van der rohe en lugar del le corbusier. Y no sé, alguna mesita saarinen.
Digo, para no pecar de snobs.

olco dijo...

mala onda. record de pocos comments?

Luz dijo...

qué vamos a decir, sólo se me ocurren juegos de palabra con gurruchaga.

gz dijo...

Esto se desmoronó.
Cerremos el blog, Juan; buenas noches a todos, fue lindo mientras duró.

Entropia (las apostillas) dijo...

Nuestro Waterloo.

smd dijo...

Ni tan lindo.

Romana dijo...

A mí me gustó saber que tienen una sede.

gz dijo...

Si, pero con smd no se puede, ¡desordena todo!