jueves, octubre 12, 2006

Cómo entretener a la familia

Una tardía reseña del tomo 1 de la correspondencia de Puig , en la página web de Punto de vista.

-------

Cartas... y más cartas: cómo entretener a la familia o el arte de querer a la distancia

por Adriana A. Bocchino


Las cartas europeas de Manuel Puig, cuidadosamente editadas por Graciela Goldchluk el año pasado, remiten a un autor, un escritor de novelas que todavía no sabe –sobre todo él no lo sabe-, que será un escritor de novelas. Lo que sí sabe es que está empeñado en meterse de lleno en el ámbito del cine y el espectáculo europeos.
Manuel empieza a viajar en barco hacia Europa el viernes 27 de julio de 1956, tan sólo con veintitrés años y decidido a ganarse el favor de maestros, directores, productores, actores y actrices, a fin de llevar adelante un sueño: hacer películas. Películas como aquellas que lo mimaron desde chico en el cine España de su General Villegas natal: primero, a los cuatro años, de la mano de su padre, Baldomero, para ver La novia de Frankestein y quitarse el miedo, y luego, casi a diario, de la mano de su madre, tanto sea para ver películas de todo tipo como buscar libros en la Biblioteca Municipal que funcionaba en el mismo edificio, en el piso de arriba.
El viaje se realiza para seguir la carrera de dirección cinematográfica en el Centro Sperimentale di Cinematografía di Roma. Puig nunca llega a ser director de cine pero las cartas que empieza a escribir desde el primer momento que pone un pie en el barco, la primera fechada a los tres días de haber zarpado, devuelven a la familia, a su madre, una novela -una película, tal vez- como ellos deseaban sea vivida por Coco. Manuel Puig firma estas cartas familiares con la intimidad del sobrenombre, un perfecto desconocido para quienes serán luego los lectores de sus novelas. Y si bien resultan familiares e íntimas también a los lectores de sus novelas futuras le ofrecen otra novela -la póstuma arriesgará su prologuista: una novela de formación para dejar paso a una de iniciación, en la que el protagonista nos cuenta su viaje, sus diversas estadías, los paisajes que más lo conmocionan, las personas que definen, por la positiva o la negativa, sus gustos, su estética, los amigos y las amigas, pero sobre todo, fundamentalmente, las películas, los espectáculos, la ópera, la danza... Metidos en diagonal entre Coco y su familia, los lectores hacemos también el viaje.

[sigue en Bazar americano]

25 comentarios:

smd dijo...

Se los tengo dicho. Si el texto del post excede las cinco líneas, la gente se agota.
By the way, good review.

Entropia (las apostillas) dijo...

hermosa.

Romana dijo...

Vengo del post de abajo, por favor, ¿qué pasa con JM?

Anónimo dijo...

Amigos: alguna vez, tal vez, Romana comentará un post? Leerá? O sólo le interesa las rencillas blogeras socarronas y melifluas? (Qué quise decir?)

olco dijo...

no. romana no lee nada. ppino que debería ser expulsada de acá. debe ser de esas personas a las que cuando le preguntan por un libro, en vez de hablar sobre su contenido habla sobre el vino que sirvieron en la presentacion.

El Verdadero Fan de Romana dijo...

Este Olco que habla como si todos los gatos fuesen pardos. Se ve que no lee mucho que digamos, yo qué sé, las palabras de Romana disponibles para "cualquiera". Un poco de felicidad y edecuación, por favor.
Che, la reseña está casi todo lo buena que puede estar una reseña.
Congrats!!!

Romana dijo...

Anónimo, no proyecte, por favor. Para comentar posts está Olco, que llega para el vino y encima se queja.
Buen día fan, gracias por existir. Adhiero a su posición respecto de la reseña. Felicidad para Entropía y ubicación para los anónimos resentidos de este blog.

olco dijo...

sí, romana, estoy super-resentido. tenes razon

gz dijo...

Romana, por favor le pido, por favor.
Los anónimos de este blog son todo lo que tenemos.

smd dijo...

Si se van a pelear, les pido, no lo hagan por Entropía. Busquen una causa más noble... No sé. ¿Los derechos genéticos de Martha Holgado?, ¿la tenencia de los hijos de Daniel Agostini?

Anónimo dijo...

compré Querida Familia. me gustó la edición, el ciudado, el proyecto. Editorial Entropía? entré a la página, vi títulos interesantes, me puse contento.
pero, claro, llegué al blog y encuentro lo mismo que en tanto otros blogs: vacío de ideas, pura tilinguería interna, adolescencia extemporánea.

Anónimo dijo...

considero muy apropiado opinion de usuario anonimo anterior, editorial entropia no se merece a sus bloggers

gz dijo...

Al fin alguien que nos ataca. Alguien sensato.
Tiene razón en todo, Anónimo, somos unos fantoches.

gz dijo...

Y le agradecemos los elogios a lo que cuenta, claro: los libros.

Entropia (las apostillas) dijo...

Con un poco de empeño el año que viene ni siquiera tenemos los libros, sino únicamente la tilinguería extemporánea...

Entropia (las apostillas) dijo...

Perdón, lo extemporáneo era la adolescencia. La tilinguería era del orden de la endogamia.

Charlotte dijo...

"vacía de ideas, tilinga y ADOLESCENTE"?, yo que ustedes estaría chocha.

anónimamente contra romanamente dijo...

Que este blog no tiene remedio, lo demuestra día a día. Pero: debería tenerlo? Qué habrá venido a buscar el lector anónimo de QF1? Qué extraña fantasía lo habrá llevado a imaginar un blog interesante? Hay blogs interesantes?
Y a la poeta Cecilia Romana hay que decirle que los anónimos que protestamos por su presencia es porque cansa el chistecito; nunca se la ha visto comentar algo interesante; y es posible que su verdadero fan sea ella misma. Ilimitados usos de la ficción...
Y creer que todos los que piden silenciarla son "resentidos" es muy poco inteligente.
Digo, poniéndome un poquito serio (y resentido)

gz dijo...

Todo esto que nos sucede es muy duro.
Afortunadamente siempre tenemos a Lotte.

El Verdadero Fan de Romana dijo...

Doy mucha fe de que la anterior acusaci{on es rotundamente falsa...ahhh! A qui{en se le ocurre!

Anónimo dijo...

che, molina se borró de este blog?

gz dijo...

Creo que fue algo que dije.
O que omití.
Me arrepiento.

smd dijo...

Extemporánea es nuestra adultez, que nos llegó antes de darnos tiempo a reaccionar.

Anónimo dijo...

Un rumor extendido en los corrillos de a industria editorial afirma que gente vinculada al staf del sello Entropía fue vista ayer, caracterizada, participoando de los desmanes en la quinta de San Vicente. ¿Podrían confirmarlo? ¿Con quien estaban alineados? ¿Con Moyano? ¿Con los albañiles? ¿Con Quebracho?
saludos

gz dijo...

Bueno, SMD fue captado por las cámaras abriendo fuego contra una formación de editorial Mansalva, que agitaba ejemplares de Monserrat, la nueva novela de Link, que nos birlaron en una “salidera” entrando a imprenta. Garamona estaba con pasamontañas, y logró escabullirse.