lunes, octubre 02, 2006

No voy en tren, voy en avión

[Suplemento Cultura del diario Perfil, por Juan Terranova]

Se acaba de editar el segundo tomo de la profusa correspondencia que el genial escritor argentino mantuvo con su familia. Si en la primera entrega el joven Puig miraba el mundo con arrogancia, ahora se lo reconoce entre los paisajes de Nueva York y Río de Janeiro, practicando el turismo relámpago, preocupado por las traducciones de sus libros y deslumbrado por el formato VHS que le permite ver cientos de películas, y copiarlas, sin salir de su casa.

Sigue aquí

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué quiere decir Terranova con el adjetivo "prolija" para GG? Será que no pudo encontrar otros, ese resentido? Porque mirá que hay que ser mezquino para calificar la tarea de la editora sólo como "prolija".
La nota es mediocre. Quién titula en Perfil???????
Ay de esos petimetres que no están a la altura de un suplemento cultural -aunque parece que ese suple tiene los redactores que se merece.

Anónimo dijo...

Atacan al rinoceronte. ¿La munición es lo suficientemente gruesa para atravesar el duro cuero? Veamos.

Anónimo dijo...

"atacan al rinoceronte"... que aprenda a escribir!

Anónimo dijo...

Qué prosa tan chonga, la verdad. Este es el mismo terranova que habla de si mismo como si fuera hemingway?

Anónimo dijo...

mmm... quiénes se esconden allí? No será alguien cercano a la propia GG, no? Raro ofenderse tanto por un adjetivo tan elegante como "prolijo".
Claro, Terranova podría haber elegido calificativos desmesurados como "inteligente", "lúcida", "versada", "experta", pero no, se quedó con "prolija"...

Anónimo dijo...

Yo no fui!

Anónimo dijo...

la speranza es lo último que se pierde!

Anónimo dijo...

Puig es mío!

Anónimo dijo...

Noooooooo, señora. Puig es mío mío mío.

Anónimo dijo...

¡Atillo de arpías! Morirán todas enroscadas en sus propias y bífidas lengüecitas ponzoñosas...

Terra dijo...

Por blog es fácil, en la cara es muy diferente.

gz dijo...

Y sí, por blog y sin un nickname normalizado, es el paraíso del lapidador espontáneo.