jueves, marzo 09, 2006

Antuca

«Antuca es un nombre de mujer, de una mujer referida en una novela a seis voces, masculinas y femeninas, que se alternan en la posesión de un relato común.
Antuca como punto de fuga de un disuelto grupo de amigos que atravesaron los años sesenta explorando las posibilidades de una década de fórmulas abiertas, y que se reencuentran veinte años después; en cierto modo iguales, pero, a la distancia, violentados por la pérdida.
Con una articulación polifónica que simplifica su compleja arquitectura en una secuencialidad adictiva, Antuca se desentiende de la didáctica sobre la historia política, imbricándola de manera tácita en la carga subjetiva de sus personajes, hasta configurar un estudio dinámico del deseo. La vibrante escritura de Raúl Castro –un motor narrativo que en sus altas revoluciones admite, también, la reflexión y la quietud– hace de Antuca una obra mordaz, lírica y de salvaje melancolía.»

22 comentarios:

gz dijo...

Estas contratapas nos salen cada vez mejor.

gz dijo...

¿Nocierto, Juan?

jm dijo...

+ bien.

gz dijo...

Reconozcámoslo, la de Molina aún no está terminada. No sé, ¿pensás que podemos repetir adjetivos, entre libro y libro?
Tengo una idea sensacional: que Molina nos mande adjetivos que quisiera que aparezcan en su contratapa.
El anónimo también puede participar. Así, a ojo.

Terra dijo...

La estoy leyendo.

Molina dijo...

potente, imprescindible, sensacional, copado, grosso, estupendo, genial, único, increíble, formidable, acojonante, emocionante, copante, rimbombante,

gz dijo...

Eso es, eso es. ¿Y alguna metáfora se le ocurre, Molina, para ir referenciando sus estructuras narrativas? Una o dos pueden ser.

Terranova: excelente. Después nos dice que le pareció.

Molina dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Loli dijo...

pueden, incluso, redactar el texto de la contratapa, sólo con adjetivos.

ah, qué buenísima idea!

Loli dijo...

che, la cara de Link ahí abajo da como un miedito.
Onda, ponele, cuando era mi profesor, y ponía esa cara, mínimo, era porque citaba a mis padres.

gz dijo...

Bien, Loli, bien, sus propuestas valen oro.

gz dijo...

No crea que no lo ví, Molina. Y es que esa referencia que trajo, que bien hizo en borrar, era escalofriante, ¿verdad? Bueno, ¿alguna otra metáfora, para facilitar el trabajo de los contratapistas? (La pura verdad, hasta ahora sólo tenemos las 43 palabras del texto del catálogo).

Anónimo dijo...

¿Linkillo daba clases disfrazado de Chespirito?

gz dijo...

¿Por qué lo dice?
Ah, y ya que está, Anónimo, ¿se anima a participar del texto de contratapa del libro de Molina?

molina dijo...

sí, me gustaría que participe el anónimo

Anónimo dijo...

Ah, pero hay personas involucradas en esos textos...? Pensé que se trataba de algún software.

gz dijo...

Pero no, acá somos todos seres humanos, y de una sensibilidad fuera de lo común.
Piense a ver que le sugiere el título: ”Los estantes vacíos”. Es un volumen de cuentos.

Anónimo dijo...

¿Es sobre los saqueos de almacenes durante la debacle alfonsinista?

Luz dijo...

creo que va a funcionar, tiene las palabras obligadas:
polifónica
tácita
subjetividad
deseo
mordaz
lírica
melancolía

y vale resaltar:
estudio dinámico del deseo!!!
motor narrativo con altas revoluciones!!!

gz dijo...

Si, ahí fuimos con todo, como si no hubiera mañana.

Loli dijo...

Yo lo ví a gzal, allá por el 88/89, vaciar estantes de Ginebra Bols, de autos a control remoto y de maseadores capilares.

Molina dijo...

No, anónimo, en todo caso está más cerca de los saqueos del 19/12/01